Carta al arzobispo

Estimado monseñor José Luis Escobar Alas:
Espero que lea mi columna transversal que hoy mismo sale en las páginas editoriales de El Diario de Hoy, sobre su tema favorito de los últimos días: el “estado fallido”.

No tenemos “estado fallido”. Tenemos un gobierno que falla. Digo esto para que nadie confunda mi posición con la del gobierno del FMLN, que también rechaza la tesis del “gobierno fallido”. Claro, tiene que defenderse, nadie quiere ser gobierno de un estado fallido. Pero peor aun sería para el gobierno reconocer que el fallido es él, no el estado…


El presidente, en un acto en honor a los policías muertos en el cumplimiento de su deber, lo mandó a callar. Es más, el presidente le reclamó, básicamente diciéndole: Y usted, ¿por qué habla de “estado fallido”, si su iglesia es parte de nuestra estrategia de seguridad? Bueno, usted en algún momento se dará cuenta que hasta la fecha, lo único de lo cual ustedes y el PNUD son parte es una estrategia de relaciones públicas para hacernos creer que hay estrategia de seguridad…

Usted, monseñor, como vocero de la Iglesia Católica tiene que tener cuidado con sus palabras. No para ahorrarse reclamos del gobernante, estos no importan, sino para preservar su autoridad moral ante la nación. Aunque su antecesor y usted mismo han hecho un uso inflacionario de su intervención política de todos los domingos, todavía está viva la tradición de monseñor Oscar Arnulfo Romero – y ella da mucho peso a la palabra política del arzobispo. Usted no debería hablar de “estado fallido”, sino más bien de lo que hay que exigir al gobierno para que nunca lleguemos a esta calamidad…

 
Y si su Conferencia Episcopal ya está comprometida con la iniciativa publicitada del gobierno de crear una política de seguridad del estado, ustedes deben hacer transparente esta su participación, sus términos, y sus condiciones. Para la Iglesia tiene mucho sentido participar en la búsqueda de la paz, así como lo ha hecho su obispo hermano Fabio Colindres. Es su deber. Pero tiene que hacerlo de manera transparente, para poderse convertir en el instrumento de la sociedad civil frente al gobierno y sus autoridades. Lo que no se vale es, por una parte, hacerse instrumento de las estrategias del gobierno, y por otra parte (y para lavarse la cara), hablar de “estado fallido”.

Tendremos un “estado fallido” cuando además del gobierno también falle toda la sociedad civil – y esto incluye la Iglesia… y los partidos, el sector privada, la academia, la opinión pública. No estamos en este punto.

Con todo respeto, le pido revisar sus discurso. Paolo Lüers
(Mas!/El Diario de Hoy)

Columna transversal: País quebrado y estado fallido, dos distracciones

Dos diagnósticos fatalistas se han puesto de moda en El Salvador: que ‘el país está quebrado’ y que ‘somos un estado fallido’. Ambos son falsos. Falacias irresponsables. Son peligrosos, porque socavan la confianza en un país, cuya economía y seguridad ya están en crisis – y las puede terminar de hundir. Self-fulfilling prophecy - profecía autocumplida.

El país no está en quiebra, las finanzas públicas están en quiebra.

Tenemos gobiernos que fallan ante su responsabilidad, pero no un Estado fallido.

Mal gobierno, mal manejo de finanzas públicas, y políticas públicas erróneas ponen un país en crisis, pero solamente terminan llevándolo a la quiebra económica y a un estado fallido si la sociedad pierde la confianza en su capacidad de superar esta crisis.

Un país es mucho más que un gobierno y sus políticas, y la economía de un país es mucho más que sus finanzas públicas.

La economía salvadoreña ha aguantado políticas públicas erróneas y populistas de las administraciones Saca y Funes. Ha perdido su capacidad de generar crecimiento, pero no ha quebrado. La economía ha sobrevivido tres reformas fiscales, que nos han traído nuevos impuestos y menos transparencia. Todas las reformas fiscales son malas si no hacen más simple y transparente el sistema tributario. Nuestra economía ha sobrevivido el declive en todos los diferentes índices que miden el clima adecuado para inversiones;  ha sobrevivido la sistemática confrontación del gobierno Funes con el sector privado - y no ha quebrado. Todavía crecen la exportación y la industria. Todavía tenemos una economía que puede recuperar su crecimiento mañana, con tal que las políticas públicas dejen de restringirla y focalicen la inversión pública consecuentemente en educación y una seguridad basada en la inclusión social y la transformación de los guetos.

El problema de las finanzas públicas, que el gobierno del FMLN, lejos de resolverlo, está profundizando, se puede volver manejable con la conjugación de varios factores: crecimiento económico, austeridad en el gasto público, y políticas públicas que logren comprometer al sector privado en estrategias de largo plazo.

Expertos en la materia afirman que incluso las finanzas del Estado, aunque son mal manejadas por los gobiernos del FMLN, podrían sanarse a corto plazo con medidas adecuadas que perfectamente están al alcance de un ejecutivo y una legislativa responsables. O sea, no es un problema estructural, es reflejo de políticas erradas. Pero estas se esconden detrás de la falsa imagen de un país quebrado. Se habla de nuevos modelos económicos, en vez de revisar de fondo las políticas públicas adoptadas por los dos gobiernos del FMLN.

Algo parecido pasa con la afirmación irresponsable que El Salvador es un “estado fallido’. Fatalmente, se juntan corrientes de izquierda que quieren empujar al FMLN hacia cambios más fundamentales (o incluso fundamentalistas). En esta categoría caen las posiciones de Héctor Silva hijo, quien difunde la tesis que la PNC, por a infiltración de ex-militares y sus conexiones mafiosas, tiene un pacto con el crimen organizado. No habla de individuos que, igual que en cualquier policía del mundo, dentro de la PNC pueden tener conexiones con el crimen organizado – habla explícitamente de un problema institucional y estructural: la PNC como institución está comprometida y por tanto no puede cumplir su rol de combate al crimen. Ergo: estado fallido.

Lo más absurdo es que estas posiciones son retomadas no sólo por voceros de  la UCA, de El Faro y de FESPAD, sino igualmente por representantes oportunistas de la derecha.  En su afán de criticar al FMLN y su gobierno les conviene la teoría de la quiebra y del estado fallido. Echan al niño con el agua de la bañera. En vez de someter las políticas de seguridad del gobierno a un análisis crítico y proponer alternativas, hacen juicios sumarios con el veredicto de un estado fallido. El argumento: si el estado, en partes de su territorio, no puede mantener el control, ni garantizar los servicios básicos ni imponer el monopolio estatal de ejercer violencia, se trata de un estado fallido. Felicidades: aplicando criterios tan generales, toda América Latina se compone de estados fallidos, tal vez con excepción de Chile, Costa Rica y Uruguay. Ni hablar de África, el mundo árabe  y buena parte de Asia. Entonces, “estado fallido” se vuelve sinónimo de subdesarrollo, tercer mundo, país en desarrollo… Felicidades, ¡excelente análisis!

Igual que en el tema económico, aquí aplica lo mismo: el gobierno y sus políticas están fallando, hay que cambiarlos, urgentemente. Cuando una habla de “estado fallido”, esto parece imposible. Reparar un “estado fallido” requiere mucho más que una corrección de políticas públicas o un cambio de gobierno. Implica una refundación del estado, cambios en la correlación de fuerzas entre gobierno, poderes, sociedad, sector privado. Sólo la izquierda troglodita puede tener interés en una refundación del estado. Por esto promueve la tesis del ‘estado fallido’, echando la culpa a los 20 años de ARENA…
(El Diario de Hoy)



La Veda hace agua

Hay peligro real que todo el esfuerzo que el país ha hecho se venga al traste. No quiero ser fatalista pero el proceso de conservación de tortugas marinas está en una fase crítica. La veda total y permanente del consumo de huevos de tortuga ya tiene cinco años y durante estos cinco primeros años contó con decidido apoyo de USAID; ahora los salvadoreños estamos solos y llegó la hora de demostrar que el cambio es irreversible.
Un estudio hace cinco años hablaba que más del 90 % de los salvadoreños pensaba que estaba bien comer huevos de tortuga, cinco años después encontramos sólo 4 % que dice que come huevos de tortuga y un 26 % que dice que comería si tuviera la oportunidad. Hemos cambiado de un 90 % a un 30 % de consumidores potenciales en sólo cinco años, es un cambio histórico en el país. Es un ejemplo que los salvadoreños cuando queremos podemos.
La estrategia fue, por un lado, concienciar a todos los salvadoreños que "Yo no como huevos de tortuga", era el camino a seguir. Y lo logramos, sólo un 30 % de potenciales depredadores quedan. Por el otro lado había que trabajar con los medios de vida de las comunidades costeras. Para esto se estructuraron viveros en donde se da una compensación de dos dólares por docena recibida. De esta manera los tortugueros podían seguir obteniendo algún ingreso, mientras el peso de la ley caía fuerte sobre los que no cumplen la normativa.
Ahora los corrales siguen funcionando, con el aporte de la empresa privada salvadoreña y de algunas alcaldías visionarias; el Fondo Iniciativa para las Américas también apoya. La campaña para ser "Uno más que no como huevos de tortuga" sigue viva. Pero hay grave peligro que se pierda lo ganado.
La veda hace agua, se cuelan los saqueadores de tortugas, playas como San Diego, la Zunganera o La Puntilla se han convertido en lugar donde abundan los saqueadores; los tortugueros concientizados los combaten en las playas pero sin más apoyo no lo van a lograr. Los restaurantes parece que ya han perdido el miedo a las sanciones: en el Mercado Central, en el mercadito de Merliot, enfrente a la gasolinera del puerto de La Libertad, en los restaurantes flotantes de la Puntilla y muchos otros lugares han regresado al menú los huevos de tortuga.
Estamos en un punto débil, necesitamos acciones urgentes y recursos para poder seguir con el proceso. Pero sobre todo una fuerte aplicación de la ley. Necesitamos la denuncia social, es importante tomar fotos de restaurantes o personas que trafican, necesitamos que estas lleguen a la Fiscalía y que se procese a todos estos pequeños delincuentes.
El Salvador cambió, es un nuevo país, no podemos dar un paso atrás. También por eso de una vez por todas firmemos la Convención Interamericana para la Protección y Conservación de las Tortugas Marinas, sólo nosotros y un par de países no somos firmantes y tenemos un ejemplar programa de conservación, urge ser parte y urge garantizar que el programa continúe.
*Director Ejecutivo FUNZEL. Publicado originalmente en El Diario de Hoy 19 de Agosto de 2014. http://www.elsalvador.com/mwedh/nota/nota_opinion.asp?idCat=50839&idArt=9028658

Carta a los militantes de ARENA

Amigos:
Ustedes (por lo menos una buena parte de ustedes) decidirán este fin de semana sobre los candidatos que su partido postulará para las elecciones para diputados. Ojala que ustedes tengan claro que de la sabiduría con la cual ustedes deciden sobre sus candidatos dependerá si en marzo del 2015 surja una oposición o si el bloque FMLN-GANA se queda con todo el poder.

Si ustedes se inclinan por candidatos que no entienden la necesidad de la renovación de la oposición, el resultado en marzo se va a parecer al resultado de la primera ronda presidencial en enero de este año.
--> 
En cambio, si ustedes incluyen en su planilla candidatos que representan el relevo generacional y de ideas, así como la apertura del partido ARENA hacia la sociedad civil, el resultado electoral será parecido o incluso mejor que el resultado de la segunda ronda electoral presidencial en marzo del 2014.

¿Cuál fue la diferencia entre primera y segunda ronda presidencial? En la primera ronda se presentó un partido cerrado, aislado de la sociedad civil y sus expectativas. Y perdió. En la segunda se movilizó el resto de la oposición contra Funes y el FMLN, la oposición civil, la masa crítica de la sociedad. Y de repente Arena obtuvo medio millón de votos más..

En marzo del 2015, en las elecciones de alcaldes y diputados, no habrá segunda vuelta. La oposición tiene que abrirse hacia la sociedad civil desde el principio, ¡desde ya! Esta apertura tiene que reflejarse en las listas de candidatos. En cada departamento debe haber en la planilla opositora caras nuevas que reflejan ideas nuevas, aliados nuevos, políticas frescas, formas renovadas de hacer política. Si ustedes, en la votación interna del 24 de agosto, apuestan a la apertura del partido, la sociedad y sobre todo la juventud los va a apoyar en marzo. En cambio, si ustedes en las votaciones internas del 24, no se atreven a apostar a la renovación, el relevo y la apertura, el país pierde la oportunidad de establecer en marzo un sano equilibrio entre gobierno y oposición.

Cuando el 24 de este mes deciden sobre sus candidatos, se van a encontrar con nombres y caras que tal vez no representan la tradición del partido, pero sí su futuro a la par de una sociedad civil cada vez más exigente, más crítica, más independiente. La tradición del partido está garantizada por su dirigencia, por ustedes mismos, y por los 28 diputados que buscan reelección. Completen las planillas con gente nueva capaz de construir una oposición amplia que en el futuro puede reconstruir lo que estos dos gobiernos del FMLN están dañando o incluso destruyendo.

Está en sus manos mandar a las caras nuevas y los futuros liderazgos a la batalla electoral con fuerza, con respaldo de las bases, pero también con un mandato claro de construir una nueva oposición basada en transparencia, principios, competencia profesional, honestidad intelectual. Está en sus manos el 24 expresar que el partido quiere renovación, y que la apertura hacia la sociedad civil y sus expectativas democráticas no es una movida táctica sino una necesidad sentida por las bases.

En este contienda se han apuntado gente muy valiosa, que antes jamás participaron en política partidaria. Son jóvenes, mujeres y profesionales que han aprendido que para cambiar las cosas hay que meterse y asumir responsabilidades y compromisos. Si ustedes, las estructuras del partido, no los dejan entrar, la sociedad civil va a dejar solo al partido ARENA – y todo lo que se ganó entre enero y marzo del 2014 se volverá a perder, a lo mejor para siempre. Si en la planilla que ustedes van a componer para San Salvador, entre 24 candidatos no caben jóvenes como Juan Pablo Fontán y Juan Wright Sol, todo el mundo vamos a entender que ARENA no quiere apertura ni renovación. O si en La Libertad, a la par de Rodrigo Ávila y el Grillo Barrientos no cabe un intelectual como Juan Valiente, ¿qué puedo esperar de ARENA?

Está en sus manos componer planillas plurales, donde a la par de los diputados actuales estén caras nuevas de personas con nuevas ideas. La amplitud de la oferta de ARENA será la receta para ganar. Atrévanse a votar por el futuro.

Confiando en su sabiduría, les saluda Paolo Lüers
(Mas!/EDH)

Carta desde Alemania (3): sobre armas

Un terremoto en Alemania. Algunos dirigentes políticos, de diferentes partidos, pero a los cuales les une el valor de provocar debates controversiales, exigen en voz alta: ¡Armas para los kurdos!

Es como si alguien se echara un pedo en plena misa. La misa es el discurso pacifista, humanitario de todos los partidos, todas las iglesias y todos los intelectuales. Discurso que suena bonito, y que normalmente es correcto cuando se exige que Alemania no exporte armas a zonas de conflicto. Pero en el caso de la actual situación en Irak, este discurso es cínico e hipócrita. Hay una milicia islamista ultra radical y armada hasta los dientes llamada IS (Estado Islámico), que masacra a cristianos, kurdos, chiitas – a todos que no comulgan con su versión sangrienta del Islam. El gobierno central del Irak y su Fuerza Armada no pueden detener a los genocidas, porque Obama, cuando se retiró, los dejó en un Estado lamentable de corrupción y división religiosa y étnica. Cuando los islamistas de IS tomaron control de buena parte norte del Irak, cuando las tropas del gobierno del Irak se rindieron y les entregaron las armas, y cuando las masacres comenzaron, Obama esperó semanas antes de ordenar por lo menos algunos ataques aéreos al Califato programado por el IS. Too Little too late. Demasiado pinche, demasiado tarde…

Los únicos que se enfrentaron a las milicias relacionadas a Al Qaeda, fueron los kurdos y sus milicias, que controlan sus territorios en el norte de Irak. Y los únicos que inmediatamente aparecieron para apoyar a los Peshmerga, fueron los guerrilleros kurdos de Turquía del PKK.

Regresemos al debate en Alemania: Todos coinciden que hay que ayudar a las minorías religiosas y étnicas que están siendo perseguidas y masacradas por lo que se llama el “estado Islámico” que los islamistas están creando en partes de Irak y Siria. Discuten sobre “ayuda humanitaria”, y algunos llegan a proponer “equipos no letales” – y el gran debate es si los entregan al gobierno central del Irak o directamente a los kurdos.

En medio de esta discusión estéril aparecen voces disonantes y dicen: Dejémonos de pajas, en Irak necesitan armas y municiones, y hay que dárselos a los únicos que están combatiendo: los milicianos kurdos del Norte de Irak y sus aliados, los guerrilleros kurdos de Turquía y Siria. Y lo que pasa es increíble: el diputado Gregor Gysi del partido La Izquierda, algunos dirigentes de Los Verdes en incluso conservadores del CDU, que exigen inmediata ayuda militar para los kurdos para evitar mas masacres en Irak, son atacados en sus propios partidos. Se topan con el dictado de lo políticamente correcto, y esto dice: ayuda humanitaria, pero nunca mandar armas a zonas de conflicto.

En mayo del 1980, fui parte de una campaña muy polémica en Alemania, pero también inmensamente exitosa, que se llamó “Armas para El Salvador”. Bajo el impacto del asesinato a monseñor Romero y de la represión sistemática contra opositores en El Salvador, lo políticamente correcto en la izquierda alemana era la ayuda moral y humanitaria para el movimiento popular salvadoreño. Nosotros, con una campaña muy transparente y provocativa, exigimos públicamente y sin disfraz: Hay que apoyar a la insurgencia, y lo que necesitan es dinero para armas. Y recolectamos, en solo un año, unos 3 millones de dólares - para armas, no para asistencia humanitaria.

En el 1980, logramos cambiar lo políticamente correcto. Armamos una gran controversia, y al final grupos sindicales, estudiantiles y hasta religiosas aportaron dinero para armas. Hoy pasa algo parecido. Unos cuantos levantan la voz, se arriesgan y se rebelan contra el dictado de lo políticamente correcto - y la gente lo entiende y apoya. Ya hay cambios en la opinión pública alemana: el influyente semanario DER SPIEGEL publicó un editorial exigiendo que se levante el embargo de armas para los kurdos. Y la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, comienza a hablar de la necesidad de apoyar a los kurdos con armas, no solamente con discursos. Al rato el gobierno alemán va a mandar armas y directamente donde saben usarlas: a los kurdos. La suerte del Irak no puede depender de pusilánimes como Obama.

Saludos, Paolo Lüers

(Mas!/EDH)

Carta desde Alemania (2): sobre el poder moral de un presidente

Los alemanes tienen un presidente que no tiene ningún poder administrativo. El poder y el gobierno están exclusivamente en manos del Kanzler,  como llaman al jefe de gobierno. Jefa actualmente: la poderosa señora Angela Merkel. El único poder que tiene el presidente reside en su capacidad de crear debate, definir agenda, y de esta manera despertar o cambiar la conciencia de la ciudadanía. Si es que tenga esta capacidad.

Hubo presidentes alemanes que nunca la tuvieron, y que por tanto se redujeron a un rol meramente protocolario. El actual presidente Joachim Gauck sí tiene esta capacidad de provocar controversia y así generar debate y conciencia. El último ejercicio de este tipo de poder presidencial fue cuando apareció en la Conferencia de Seguridad en München, el principal foro mundial para discutir conceptos de política militar y de seguridad, con estas palabras: "Alemania, para ser un socio confiable, tiene que intervenir en cuestiones de seguridad de manera más ágil, decidida y sustancial... Y esto incluye intervenciones militares multilaterales."

Muchos dijeron que con esto, Gauck estaba metiéndose donde no tiene competencia, incursionando el ámbito exclusivo de la jefa del gobierno. Pero Gauck sostuvo que es su responsabilidad como presidente iniciar debates para redefinir el rol de Alemania luego de dos guerras mundiales y su reinserción a la comunidad internacional. Sus adversarios argumentaron que Alemania, con su historia, no tiene solvencia moral para intervenir en conflictos internacionales. Gauck argumentó lo contrario: Con su historia particular, Alemania no puede negarse a asumir responsabilidad por la vigencia de los derechos humanos. En una entrevista dijo la frase provocativa: "En la lucha por los derechos humanos uno tiene que estar dispuesto incluso de tomar las armas."

Misión cumplida: se generó el debate necesario, y una comisión de funcionarios e intelectuales presentó un papel sobre política exterior y militar con el título: "Nuevo poder, nueva responsabilidad." Está naciendo un nuevo consenso sobre el rol de Alemania, rompiendo con los tabúes, complejos de culpa y las doctrinas de la posguerra.

¿Quién dice que la presidencia de Alemania no está dotada de poder? La poderosa canciller Angela Merkel ve con celos este ejercicio del poder moral e intelectual del presidente. Pero en el caso de la nueva doctrina de seguridad, que se generó a raíz de la provocación de Gauck, al fin no le queda otra que implementarla.

De la misma manera, el presidente Gauck ha dado impulsos a la política social, de medio ambiente, a la defensa de la libertad empresarial. ¿De dónde viene este hombre? De la Alemania comunista, de la resistencia pacífica contra la dictadura comunista. Resistencia que por falta de oposición partidaria nació de instituciones como la Iglesia Luterana, de la cual fue pastor. En este tiempo antes de la caída del muro de Berlin, cuando el régimen entró en crisis por la ola de ciudadanos que buscaron huir del "Estado de los Obreros y Campesinos", surgió otra frase célebre del entonces opositor Joachim Gauck: "Una vez que tengamos el derecho de salir de esta república, vamos a insistir en quedar y cambiarla."

De la lucha contra el totalitarismo le nació su concepto de libertad que pone en el centro de todo. Libertad del individuo. Libertad que nadie debe limitar, tampoco alegando interés colectivo.
Tener a un hombre de este formato y con este coraje como presidente me parece a mi, ahora ciudadano de El Salvador, un privilegio.

Saludos desde Alemania, Paolo Lüers
 (Mas!/EDH)

Carta a mi hermano Hernán Vera

Querido “Maravilla”:
No puedo creer que moriste, enano. Te conocí en Managua, en diciembre del 1980. Ambos esperando el traslado a El Salvador, a la guerra que queríamos grabar, filmar, fotografiar, relatar desde adentro. Pasamos el tiempo tomando ron, despidiéndonos, platicando. Bueno, vos platicando, yo escuchando. Yo hablando poco, por lo del idioma - y porque aun no tenía nada que contar.

Una madrugada de un día como cualquiera, un 10 de enero del 1981, me despertaron: “Vas para San Salvador, con Hernán, van a llevar las cámaras. Apurate, el vuelo va en tres horas.”

Sentado en el avión, Hernán me dice: “Hoy comienza la insurrección. A las 5pm. Pero yo más bien creo que empieza una guerra larga.” Obviamente, no le creí nada, pensaba que era broma.

Lugo, ya instalados en la casa de Melitón Barba, en la Laico, le digo: “Faltan 10 minutos para las 5, y nada. Era paja.” Y Maravilla soltó una carcajada y dice: “Enano (toda la vida me dijo enano aunque le llevaba casi una cabeza; pero él dijo enano a todos, costumbre que se me pegó a mi..), y vos crees que el asalto al cuartel lo van a anunciar antes con unos tiritos.” – “¿Cuál cuartel?” – “El San Carlos, a dos cuadras, ¿no te recordás que te lo enseñé cuando pasamos?”

A las 5 de la tarde más 3 minutos comenzó el infierno. Ráfagas, sirenas, bombazos toda la noche. El 10 de enero resultó ser un día no tan ordinario, sino, como había dicho Hernán, el primer día de una larga guerra de la cual ambos saldríamos hasta enero del 1992, cuando Hernán me dijo: “Enano, me voy, quiero hacer cine. Buscáte una vida, , esta onda ya estuvo.” Y se fue. Se hizo independiente y hizo películas, telenovelas y documentales en México. Y yo me quedé en El Salvador, pero también me hice independiente - para volver a ser periodista, para hacer una familia y criar hijos…

Aquella larga noche del 10 de enero la pasamos en la casa en la Laico, encerrados por el toque de queda. En los noticieros escuchamos de la captura de Nelson Arrieta, el periodista venezolano que había alquilado la casa de Melitón donde estábamos, conocida entre los periodistas como la casa de los venezolanos. A Nelson lo agarraron en la casa clandestina que servía como cuartel general de los Comandos Urbanos del ERP.

“La primera casa que van a catear es esta, enano. Pero no te preocupés, no esta noche, Tienen suficiente que hacer para sobrevivir estos cabrones.”

A las 6 de la mañana del día 11 estábamos en camino a Morazán, en un microbús pintado de rótulos de “Prensa Internacional”, con nuestras cámaras. Pasamos retenes de la Guardia, de las FPL, del ejército, del ERP, de la PN, de las FAL - pero llegamos, en medio del caos total, a las minas de San Sebastián, cerca de Santa Rosa de Lima, tomadas por los mineros y los guerrilleros del ERP.

Ahí dejamos a Hernán, y Gustavo Amaya y yo regresamos a San Salvador, a activar el plan original de establecer una base periodística dentro de la capital, con cobertura internacional, con credenciales del Comité de Prensa del Estado Mayor, y en contacto con Managua y Morazán. Hernán se quedó en Morazán, para toda la guerra, grabando videos, escribiendo editoriales para la RV. Nos volvimos a encontrar en Morazán, trabajamos juntos, tejimos el colectivo de cine y su trabajo sincronizado desde la montaña, la capital y el exterior, donde editamos y difundimos las películas. Mucho de lo que aprendí en estos 11 años de trabajo en medio de la guerra, lo aprendí de Hernán. Sobre todo la filosofía que permite gozar de la vida y ser creativo a pesar de los horrores de la guerra.. Para entender esto, un ejemplo que demuestra que no estoy hablando de filosofía teórica, sino de filosofía para la vida: Vos me enseñaste que bajo los frecuentes bombardeos, lo mejor que uno podía hacer es meterse bajo un palo sombroso y dormir: “Enano, los morteros o te caen o no te caen. No tiene sentido afligirse, ni mucho menos correr de un lado al otro. Lo mejor es descansar.” Esta filosofía, Hernán, es lo mejor que he aprendido de vos: No afligirse por cosas que no podés cambiar.

Maravilla, me harás una increíble falta. Paolo Lüers
(Mas!/EDH)

Carta de Alemania (1)

Me impacta con cuánta pasión, pero también responsabilidad se discute aquí en Alemania el tema Gaza. O el tema Israel. O el tema Hamas… Sea como sea, es el tema principal en los medios, en pláticas, en talkshows, en las familias, incluyendo la mía; entre amigos, incluyendo los míos. Lo debaten entre extraños, en los cafés, los bares, las universidades…

Luego del holocausto (la matanza de millones de judíos en toda la Europa cometida por los alemanes), en este país no es fácil criticar a Israel. Siempre está el fantasma del antisemitismo. Por una parte el antisemitismo real y existente, el que ha sobrevivido el proceso de reconciliación, descontaminación ideológica y democratización que ha vivido Alemania a partir de la derrota de la dictadura nazi. Y por otra parte el supuesto antisemitismo, la sospecha permanente del antisemitismo – siempre y cuando alguien critica la estrategia militar israelí o la política de los asentamientos judíos en territorios palestinos. Es complicado para los alemanes criticar a Israel. Siempre tienen que mostrar que ya no son antisemitas. Muchas veces prefieren callarse.

También es complicado apoyar a Israel. Por ejemplo, yo apoyo a Israel en esta guerra fea en Gaza, porque admiro el juramento que se hicieron los judíos sobrevivientes del holocausto: “Jamás volveremos a ser víctimas indefensas. Vamos a golpear a cualquiera que nos quiere atacar…” Admiro su férrea voluntad de superar la hostilidad de la naturaleza y de sus vecinos. Admiro su capacidad de poner fin a dos mil años de comportarse y sentirse como víctimas. Argumento que en Gaza no es una guerra contra Palestina, sino contra Hamas, una organización terrorista y fundamentalista que predica la intolerancia. Pero siempre me tengo que enfrentar a la sospecha (no solo de extraños y amigos, sino incluso de mi mismo) de que mi apoyo a Israel es resultado de un complejo de culpa colectiva que me hace ciego e insensible ante los crímenes de guerra de Israel. Para evadir esta sospecha, inmediatamente decimos: Yo apoyo a Israel, pero critico sus excesos… 

Me encontré aquí en Alemania a militantes de izquierda que hablan como si mañana van a ir a Gaza para combatir contra ‘la dictadura israelí’ y el ‘nuevo apartheid’. Y a otros que hablan como si están por ir a Israel para defender a los judíos. Por supuesto, todo es paja. Hacen bulla, pero son minorías irrelevantes. La mayoría discute el problema con seriedad, a pesar de los complejos de culpa y los fantasmas. En el fondo, todos sabemos que tanto Israel como Palestina tienen derecho de existir – y de luchar por defender este derecho. Y también sabemos que en ambos bandos hay radicales que para avanzar sus causas felizmente ponen en riesgo la vida de los civiles, incluyendo los propios.

Pero esto no impide a tomar partido en este conflicto. En Gaza, los fundamentalistas tienen el poder absoluto y usan a la población civil de escudo para sus ataques militares a Israel. En Israel, los fundamentalistas y racistas son una minoría, y el estado y sus Fuerzas Armadas gozan del apoyo y están bajo el control de una mayoría democrática multipartidaria.

La única solución es que el pueblo de Palestina y sus organizaciones representativas quiten a Hamas el control militar y político en Gaza y constituyan un gobierno legítimo que puede negociar con Israel la paz, la futura convivencia pacífica y el desarrollo compartido. Si la poderosa Al Fatah no puede (o no quiere) derrotar a Hamas, lo tendrá que seguir haciendo Israel. Lamentablemente, el costo lo pagará el pueblo palestino.

Sados desde Alemania, Paolo Lüers
(Mas!/EDH)

Carta al fiscal general

Estimado Luis Martínez:
Hay delitos que necesitan por lo menos de dos para cometerlos. Por ejemplo, la corrupción. No hay corrupto sin corruptor. No hay corruptor sin receptor de corrupción. Si un funcionario de gobierno es corrupto, es por que alguien le paga. Y si alguien es culpable de pagar sobornos, es porque hay funcionario que lo recibe.

¿Y en el caso del ‘tráfico de influencias’? Nadie puede ejercer este delito sin que haya funcionario público que se deje influenciar.

La Fiscalía General de la República acusa al padre Antonio Rodríguez del delito de ‘tráfico de influencia’, y según los reportes de los medios el caso que presentan es el siguiente: Un reo, miembro de la pandilla Barrio 18 Sureños, es trasladado del penal de Cojutepeque al penal de máxima seguridad de Zacatecoluca. El padre Toño intercede por él, y el reo regresa al penal de Cojutepeque. La fiscalía lo clasifica como delito: ‘trafico de influencia’.

Surgen algunas preguntas, señor fiscal. ¿Cuál influencia tiene un padre católico de una parroquia en Mejicanos para trasladar a un reo de alta peligrosidad? O para decirlo en otras palabras: Si el traslado del reo es prueba del delito de ‘tráfico de influencia’, ¿con quién trafico el párroco? ¿Quién de los pocos funcionarios que tienen el poder de ordenar el traslado de reos, lo ordenó en este caso? O, para decirlo aun más claro: ¿Quién es el funcionario que se dejó indebidamente influenciar por el padre, haciéndose así cómplice del delito de ‘tráfico de influencia’?

Y la pregunta más importante y más incómoda que resulta de las anteriores: Si se cometió un delito, ¿por qué no está siendo acusado por la fiscalía y capturado por la PNC la persona (o las personas) que cometieron este delito junto al padre? Como dijimos al principio, no hay corruptor sin funcionario corrupto, y no hay tráfico de influencias sin alguien que se deje influenciar indebidamente.

Entonces, estimado señor fiscal, explíquenos: ¿cómo usted puede sostener a acusación de tráfico de influencia sin ni siquiera mencionar al funcionario que se dejó influenciar?

Para empezar: ¿Quiénes pueden ordenar el traslado de un reo? Que yo sepa solo son tres: un juez de vigilancia, el Director General de Centros Penales, y el Ministro de Justicia y Seguridad. Entonces, en este caso: ¿Quién autorizó el traslado, y por orden de quién? Y no me diga que por orden de un padre de Mejicanos.

No puede ser difícil para fiscalía investigar quién autorizó el traslado. A esta altura usted ya lo sabe. Entonces, ¿por qué usted sostiene la acusación contra el padre, que supuestamente ejerció influencia indebida, pero no hay acusación contra nadie que en base de esta influencia indebida tomó una decisión ilegal? Siempre suponiendo que el traslado del reo fue ilegal, como la fiscalía sostiene…

A mi no me consta si fue legal o ilegal el traslado de Zacatraz para Cojute. Incluso he escuchado versiones muy distintas, que la fiscalía también debería investigar: que la verdadera decisión arbitraria de las autoridades no fue el traslado del pandillero de Zacatraz a Cojute, sino su traslado anterior a esta cárcel de máxima seguridad. Dice este rumor que se trató de una medida de presión sobre la pandilla, para que aceptara al padre Antonio como nuevo mediador… ¿Quién estaba interesado en promover al padre como mediador? Tal vez esta es la pregunta clave. ¿Quién mejor que usted para investigarlo, señor fiscal?

Es ampliamente conocida la estrecha relación del padre Antonio con Ricardo Perdomo, quien fue ministro de Seguridad en este tiempo. Fue Perdomo quien propuso al padre Antonio como persona clave para su proyecto de ‘diálogo nacional’ con el cual trató de desplazar y aislar a los mediadores de la tregua.

Podría ser que este caso, al cual usted presenta como un caso contra la tregua, al fin resulte ser otra cosa muy diferente.

Saludos, Paolo Lüers

Habrá quienes dicen que estoy defendiendo al padre Antonio. Estoy defendiendo el principio de la presunción de la inocencia, válido para todos, incluyendo para personas como este padre que no me cae nada bien.
(Mas!/EDH)

Columna transversal: Alegato por el voto cruzado

La Sala de lo Constitucional está preparando su sentencia sobre el voto cruzado. Ojalá que tenga la sabiduría y el valor de abrir espacio a este nuevo paso hacia la democratización de nuestro sistema electoral y partidario.

El voto cruzado significa que los ciudadanos podremos votar por candidatos a diputados de diferentes partidos y de la lista de independientes no-partidarios. Sería el paso lógico luego de haber introducido, con su sentencia del año 2011, el voto por cara. Antes sólo podíamos escoger entre las listas de los diferentes partidos. A partir del 2012 podemos escoger, dentro de la lista de nuestro partido preferido, entre los diferentes candidatos propuestos por este partido. Si la Sala da el siguiente paso y aprueba el voto cruzado, podremos votar por los mejores candidatos de los diferentes partidos y de los independientes.

No conozco los problemas constitucionales que los magistrados tendrán que valorar para tomar esta decisión. Pero soy fiel creyente, junto con muchos constitucionalistas, que el derecho, en última instancia, es un asunto de la razón común. No puede ir contra la razón común que cualquier ciudadano puede entender.

Una vez que nos dieron el derecho de votar por personas, no existe ninguna razón de limitar esta libertad a escoger entre los candidatos de un solo partido. Una vez que votamos por caras, ya no existe razón de mantener el concepto rígido del partido preferido. Estoy seguro que así va a sentenciar la Sala.

Sin el voto cruzado, no tiene ningún alcance práctico el derecho de postularse sin respaldo de ningún partido. En el 2102 casi nadie votó por los candidatos independientes, y no por falta de calidad de los postulados. No, ningún independiente llegó ni cerca al número necesario de votos, porque cada uno de los votantes sentimos que desperdiciábamos nuestro voto si lo dábamos a un independiente, por simpático, carismático y capaz que fuera. Dando el voto a un independiente, ya no podíamos votar por el partido que necesitábamos fortalecer para crear equilibrio de poder. El resultado: Votamos por varios candidatos de nuestro partido de preferencia, aunque algunos quizás no tenían ni cerca la calidad de uno de los independientes. O de otros candidatos de partidos minoritarios.

Si nos dan el derecho de votar libremente, como la Constitución manda, podremos votar por los mejores. El simpatizante del Frente puede escoger a los mejores de la lista roja, pero además votar por un independiente, por un candidato del CD que le gusta, e incluso por algún candidato de ARENA que considera competente y honesto. Y al revés: Yo que voy a votar por los renovadores que aparezcan en la lista de ARENA, podré al mismo tiempo votar por mi amigo Payín Imendia, una vez que logre las 20 mil firmas para postularse como independiente en el departamento de San Salvador. Y pueden aparecer un par de candidatos atractivos en las listas de Cambio Democrático o del Partido Socialdemócrata. Los partidos pequeños o nuevos, sin que los votantes del FMLN y de ARENA pueden dar votos a sus candidatos, no van a existir.

Si no hay voto cruzado, yo en estas elecciones del 2015 tuviera un verdadero dilema. Estoy convencido que es importante que ARENA, y en particular los renovadores y los jóvenes en ARENA, se consoliden. Pero también quiero que alguien como Payín entre al parlamento. Él sólo puede tener el efecto que en otros países han tenido los verdes y los piratas. Si no hay voto cruzado, tengo que decidir si voto por mis candidatos dentro de ARENA o por Payín. Un dilema absurdo.

O si fuera votante en La Libertad, donde parece que mi amigo Facundo Guardado se va a postular en la lista del PDC, ¿qué haría – votar por ARENA o votar por Facundo?

Sin el voto cruzado, las candidaturas de Facundo y Payín y de los candidatos socialdemócratas no tendrán sentido. Con el voto cruzado, podemos componer un parlamento con las mejores personas de todos los partidos, incluyendo los independientes. Con el voto cruzado, se obliga a los partidos a postular excelentes candidatos. Y los partidos pequeños y emergentes, pueden convertirse en vehículos para llevar al parlamento a personalidades extraordinarias que no caben en las maquinarias electorales de los grandes. Sería pura ganancia.

Me encanta la idea de poder votar por un par de candidatos innovadores del FMLN, sin tener que adoptar este partido como mi preferido y exclusivo. Ya no quiero tener partido exclusivo. Me fascina imaginarme una Asamblea donde aparte de los sospechosos y obedientes de siempre hubiera tipos rebeldes como Payín Imendia y Facundo Guardado. Ya me imagino que cada votante, en las redes, sacaría su planilla cruzada personalizada: Voten por los números 11, 15 y 25 de ARENA, el 8 del FMLN, el 18 del CD y por X independiente. La campaña ya o sería monopolio de los partidos…

Al fin tendremos diputados que se deben a sus votantes, no a los aparatos partidarios. De paso sea dicho, anticipando el voto cruzado: Ayudemos a Payín Imendia a reunir las 20 mil firmas. Les garantizo: con este loco, la campaña (y luego la Asamblea) será más divertida.
(El Diario de Hoy)