Carta al presidente sobre ‘terrorismo mediático’

Estimado Salvador Sánchez Cerén:
El lenguaje, los términos que se escogen, le traicionan a uno y revelan lo que realmente piensa. “Analicen el lenguaje de los poderosos, y detectarán sus más ocultas intenciones”, nos dijo Walter Höllerer, poeta, novelista, y mi profesor de literatura en la Universidad Técnica de Berlin. Nos puso a analizar discursos para entender historia, política e ideología. Para el oficio de la crítica política, esta metodología resulta un instrumento ideal.


Usted, presidente, acusó a Jorge Daboub, presidente de ANEP, de “terrorista mediático”.

Aquí la transcripción, en el marco de su reality show ‘Gobernando con la Gente’ en San Miguel: ”¿Saben lo que son los escopeteros? Que tiran, tiran, tiran, tiran. Y ya no le bastó eso, sino que ahora se ha vuelto un terrorista mediático porque a través de la información al pueblo ha jugado con el miedo de la gente y de los pensionados... hoy sale este señor Jorge Daboub engañando a la gente."

Y para mostrar que este lenguaje no fue un desliz al calor de un meeting partidario, la oficializó en twitter, en su cuenta oficial: “El señor Jorge Daboub ha pasado de escopetero a terrorista mediático...”

Analicemos el concepto de ‘terrorismo mediático’. Si una persona o un sector político opta por la palabra como su arma, sin ni siquiera considerar usar la violencia para sus fines políticos, esta actitud jamás puede ser considerada ‘terrorista’. El término de terrorismo, por definición, incluye la violencia, el terror provocado por la violencia. Por más ofensiva que sea la palabra, nunca puede constituir terrorismo. La única manera de justificar el término ‘terrorismo mediático’ sería el uso de medios para difundir y propagar actos de violencia, así como lo hace ISIS con sus videos sobre decapitaciones. Pero esto no es el caso de ANEP y de Jorge Daboub. Ellos usan la palabra y su difusión como arma en una disputa política pacífica.

El hecho que usted, como presidente de la Republica, considera esto ‘terrorismo mediático’ revela varias cosas: primero, su profundo desprecio a la libertad de expresión, siempre cuando sea ejercida por su enemigo de clase; segundo, su disposición y deseo de sancionar a esta crítica: uno no clasifica de ‘terrorismo’ algo que no está dispuesto de sancionar, reprimir, erradicar. Hacerlo o no es una cuestión de correlación de fuerza y de conveniencia - por esta razón no procede en el momento, pero su lenguaje traiciona y revela su concepción ideológica: Usted está convencido que el gobierno, si las fuerzas ‘del cambio’ tuvieran la fuerza necesaria, tiene derecho de sancionar este ‘terrorismo mediático’, así como sus correligionarios han hecho en Cuba, en Venezuela, en Nicaragua, en Bolivia, en Argentina y en Ecuador – cada uno a su manera, cerrando periódicos y canales de TV; enjuiciando a periodistas y otros críticos del gobierno.

De paso sea dicho: de las entrañas del Socialismo del Siglo 21 surgió el término del ‘terrorismo mediático’. Coincide con la idea que las ‘clases dominantes’, así como en el pasado usaron las Fuerzas Armadas y los escuadrones de muerte para ejercer su dominio, hoy usan los medios de comunicación.

Todo esto, estimado señor presidente, va implícito cuando usted se para enfrente de sus más fervientes seguidores en su reality show presidencial y habla de ‘escopeteros’ y ‘terroristas mediáticos’, refiriéndose a quienes critican su intento de sanear las finanzas del gobierno con una reforma de pensiones expropiatoria.

Irónicamente, los ‘terroristas mediáticos’ son los mismos que hace pocos día usted invitó a reanudar el diálogo con su gobierno. ¿Así que usted va a negociar con terroristas? ¿O era paja lo del diálogo?

Presidente, reflexione: Quienes usan la palabra y su difusión como arma política, sin considerar en lo más mínimo el uso de armas de fuego y otras formas de violencia, no pueden ser terroristas. Y el gobierno que así los considera demuestra que no acepta el juego democrático de oposición y libertad de expresión.

Saludos, Paolo Luers


¡Washington, ordene!

El día jueves 4 de febrero Kimberly Swank, jueza federal en South Carolina, autorizó al gobierno de Estados Unidos proceder con la extradición del coronel Inocente Montano a España. Montano es uno de 18 militares salvadoreños requeridos por la Audiencia Nacional de España para enfrentar juicio por el asesinato de los jesuitas en noviembre del 1989.

El día viernes 5 de febrero, cuando este fallo se conoce en El Salvador, la PNC lanza un operativo para arrestar a los 17 militares acusados en España que supuestamente se encuentran en el país. Esta misma noche se capturan a 4 de ellos.

El sábado 6 der febrero, el presidente de la República, en el marco de su reality show ‘Gobernando con la Gente’, dice que la “captura de militares acusados por caso jesuitas es por compromiso de gobierno a respetar normas internacionales. La PNC ha cumplido con deber de acuerdo a difusión roja.”

Si Salvador Sánchez Cerén aplicó esta lógica para ordenar la captura de los militares, tendrá que explicar porqué los dos gobiernos del FMLN (el primero, donde él fue vicepresidente, y el presidido por él) no han cumplido su “compromiso con normas internacionales” durante 5 años – porque la orden de captura emitida por España y la subsiguiente difusión roja de Interpol existen desde el 2011. Si lo que hoy dice el presidente es su verdadero criterio, tendrían que haber ejecutado la difusión roja en el 2011, en el 2012, en el 2103, en el 2014 o en el 2015.

No es que en enero del 2016 haya llegado a las autoridades salvadoreñas una nueva orden de captura o una nueva difusión roja. No, es la misma que existe desde el 2011. Las ordenes de captura no vencen, no se repiten cada rato. Son vigentes hasta que el acusado esté apresado o muerto.

¿Qué ha cambiado entonces desde el 2011, que ahora puede haber movido a Salvador Sánchez Cerén a ordenar la captura que ni Funes ni él autorizaron entre el 2011 y el 2015?

¿El hecho que el juez español mandara una nota recordatoria? Improbable, porque no tiene ninguna fuerza.

¿El hecho que en los últimos meses haya cambiado la correlación de fuerza en la Corte Plena de Justicia? Tal vez, aunque la situación legal sigue siendo la misma: Cuando se cometió el delito (en 1989) no existía convenio de extradición con España; y tampoco existía la definición internacional de ‘crímenes de lesa humanidad’ ni el estatuto de Roma que dicta que estos crímenes no prescriben y no pueden ser sujetos de amnistías. Así que el crimen contra los padres jesuitas, cometido en 1989, no aplica nada de esto, por tanto no hay base jurídica para la extradición.

Lo único que realmente ha cambiado, paulatinamente hasta llegar a una nueva práctica política y jurídica, es la posición del gobierno de Estados Unidos de América. La administración Obama ha promovido, con éxito, juicios en diferentes cortes, contra ex militares salvadoreños residentes en Estados Unidos. Dos ex ministros de defensa, los generales Eugenio Vides Casanova y Guillermo García, ha sido deportados a El Salvador por su rol en la puesta en práctica de los planes de contrainsurgencia de Estados Unidos. Y el coronel Inocente Montano, será deportado a España, por solicitud de la administración Obama.

O sea, lo nuevo es que Estados Unidos les está dando en la nuca a sus fieles aliados en el tiempo de la guerra fría, y en particular a los militares salvadoreños. No solo dejan de proteger a sus ex aliados, sino los echan a los leones. El proceso que la Audiencia Nacional española quiere hacer en el caso Jesuitas, necesitaba de por lo menos un acusado – y los gringos se van a encargar de mandárselo: el coronel Montano.

Siempre se hablaba de que “la revolución come sus hijos”. Hoy vemos una nueva  versión de esta historia vergonzante: “La contrarrevolución entrega a sus hijos.”

Pero lo realmente nuevo es que el gobierno del FMLN, presidido por su ex-comandante Sánchez Cerén, acata fielmente este giro en la política norteamericana. Luego de no hacer caso a las ordenes de captura españoles y la difusión roja de Interpol por 5 (!) años, el día que se conoce la decisión gringa de extraditar al coronel Montano a España, el gobierno salvadoreño se cuadro y dice: A sus órdenes. Porque el gobierno salvadoreño no hace caso a España, pero sí a Estados Unidos.

Es irónico: La persecución de estos militares  surge de la necedad de algunas organizaciones de Derechos Humanos viven de la explotación del resentimiento; de la lucha de la Audiencia Nacional por defender sus privilegios; y del deseo hipócrita  de Estados Unidos de desvincularse de sus pecados imperiales. Definititivamente no es la sociedad salvadoreña que necesita castigar a los militares y así provocar nuevas (viejas) cadenas de venganza. 

(El Diario de Hoy) 


Carta a Luis Laínez de La Prensa Gráfica: ¿Quién de nosotros dos es el irresponsable?

Estimado colega:
Encuentro en tu columna del día miércoles 3 de febrero la frase: “La única irresponsabilidad en la cobertura de “la tregua” es de parte de El Diario de Hoy, que ha permitido que sus páginas hayan sido utilizadas por un vocero de las pandillas.”

Bueno, este ‘vocero’ entiendo que sería yo, ya que estás contestando a una carta que publiqué el día anterior, martes 2 de febrero, dirigida al fiscal general, pero que incluía una crítica a tu medio: “Las acusaciones contra los mediadores, Raúl Mijango y monseñor Fabio Colindres, tienen un gran impacto mediático, gracias a la extensa e irresponsable cobertura que le da durante varios día seguidos La Prensa Gráfica. Los medios cometen el pecado de divulgar estas acusaciones como si fueran pruebas, cuando no son más que alegaciones de un par de criminales que dicen lo que los investigadores y fiscales quieren escuchar.”

Esta acusación de “vocero de pandillas” no es nueva, ya me lo han hecho voceros del gobierno de Sánchez Cerén, como Eugenio Chicas y Benito Lara, aparte del ex-fiscal Luis Martínez. Así que no te preocupes, estás en excelente compañía…

Pero vamos al fondo del asunto: ¿Quién actúa irresponsablemente en este asunto? Yo sostengo mi crítica a la cobertura de La Prensa Gráfica, aunque para ser justo tengo que agregar que en El Diario de Hoy, donde tengo el honor de publicar, han caído en el mismo error: Tomar una fuente, por ejemplo de “la inteligencia policial” o de “testigos criteriados”, y sin la más mínima comprobación por otras fuentes independientes, asumir como medio afirmativamente lo que ellos dicen, como si fuera una realidad comprobada.

Esto no vale en la Corte, y tampoco en periodismo. Yo he leído todo el expediente fiscal (“Solicitud de imposición, Referencia fiscal 118, 188, 190, 195, 197, 198 y 199 –UFEADG-SS-14, con fecha del 7 de junio 2014) – y no existe ninguna prueba adicional, solo las declaraciones de los ‘criteriados’, o sea de criminales a cambio de recibir rebaja de su pena ofrecen colaboración a la Fiscalía.

En la Corte, el juez recibe estas declaraciones, y si la Fiscalía no ofrece otras pruebas que las corroboran, no la toma en cuenta. Ustedes, en cambio, a raíz de las declaraciones no corroboradas de los pandilleros convertidos en colaboradores de la Fiscalía, sacan en primera plana un titular que dice: “Mediador supo y avaló ataque contra la PNC.”

Es una seria acusación. Al ser cierto, al mediador (que mas adelante se identifica que es Raúl Mijango) le tocará prisión por muchos años. Y esto, basado en un testimonio que nadie ha corroborado, lo ponen en su portada, de esta manera afirmativa. Es La Prensa Gráfica que afirma esto, ya no solo un criminal soplón. Y esto es solo un ejemplo, toda la cobertura de este juicio con estas declaraciones de criteriados ha sido así. El periódico asumió como propia la afirmación que los mediadores entregaron armas y celulares a los pandilleros – lo que serían otros delitos graves. Uno de los mediadores nombrados por LPG es monseñor Fabio Colindres, quien abrió la Prensa Gráfica para darse cuenta que este medio lo acusa de entregar armas a delincuentes. ¿Es esto un manejo periodístico responsable, colega? Yo digo que no.



En cambio, tu dices que es irresponsable, por parte de El Diario de Hoy, publicar mis columnas, ya que según vos soy vocero de pandillas. O sea, un colega pidiendo al Diario que ejerza censura. ¿Es la práctica tuya, como subjefe de información, no dar espacio de expresión a alguien, por la única razón que un fiscal general irresponsable y un ministro de seguridad incapaz lo haya acusado de “vocero de pandilla” – por cierto sin nunca hacer una acusación formal? Si es así, la Prensa Gráfica tiene un serio problema… En El Diario de Hoy, por suerte, no acostumbran aplicar la censura que el gobierno quiere provocar haciendo acusaciones irresponsables a periodistas.

Al, fin ¿quién de nosotros dos actúa con irresponsabilidad? Los lectores decidirán. Saludos, 

Carta al Fiscal General: Todavía tiene rezagos del pasado oscuro en la fiscalía

Estimado Douglas Meléndez:
Dicen que usted está limpiando la fiscalía de las malas prácticas que se hicieron comunes bajo el mando de Luis Martínez. Enhorabuena, ya era tiempo.

También dicen que usted y su equipo están revisando los ‘casos emblemáticos’, para asegurar que la actuación de la fiscalía regrese al terreno del Estado de Derecho y de la estricta aplicación de las leyes, para proteger a los inocentes y enjuiciar a los culpables. Muy loable.

Urge, entonces, que revise una de las prácticas más cuestionables de la fiscalía: el uso de los testigos criteriados, no para aportar pruebas adicionales de comprobación, sino para sustituir pruebas y para manipular casos.

Parece que en su revisión y corrección de las prácticas fiscales se le ha escapado un caso que hizo titulares en estos días, y donde observamos que continúan aplicando fielmente el guión político escrito por Luis Martínez, quien trató de asegurar su reelección con una campaña populista contra la tregua. Bueno, en especial contra las personas que sirvieron como mediadores de la tregua.

En un juicio contra 67 pandilleros, sus fiscales armaron un desfile de testigos criteriados. ¿Qué son criteriados? Son criminales presos (condenados o bajo investigación por crímenes serios, incluyendo asesinatos) que ofrecieron colaborar con la fiscalía reducir sus penas. Lo extraño es que sus fiscales los ponen a hablar de hechos ocurridos en 2012 y 2013, que no tienen ninguna relevancia para el caso que se ventila: el ataque a la delegación policial de Quezaltepeque de abril 2014.

Usted debería, con urgencia, ordenar una investigación de los fiscales (Mirna Socorro Calderón Peraza y Antonio López Rosales) e investigadores policiales que armaron este caso. Básicamente cometieron dos pecados, que usted tiene que definir si son delitos: armar con los pandilleros convertidos en testigos testimonios falsos; y además sus fiscales pusieron a sus “testigos” hacer acusaciones contra personas que no son parte del juicio, y que por tanto no se pueden defender. Como estas acusaciones son irrelevantes en el caso concreto, el juez no va a confrontar estos testimonios con otros que podrían demostrar su falsedad. Sin embargo, las acusaciones contra los mediadores, Raúl Mijango y monseñor Fabio Colindres, tienen un gran impacto mediático, gracias a la extensa e irresponsable cobertura que le da durante varios día seguidos La Prensa Gráfica. Los medios cometen el pecado de divulgar estas acusaciones como si fueran pruebas, cuando no son más que alegaciones de un par de criminales que dicen lo que los investigadores y fiscales quieren escuchar para poner contento al Fiscal General, quien juró llevar a juicio a los mediadores. Y como no lo pudo, ya que más allá de los testimonios de asesinos no existe ninguna prueba, Luis Martínez, como era su estilo, traslada el juicio a la opinión pública y consigue condenas mediáticas fáciles.

Esto, estimado señor fiscal general, es exactamente el método que usted debe erradicar de la fiscalía.
Así que bajo su mando, siguen dándose estas aberraciones en la fiscalía. Y de repente, sin pruebas, sin oportunidad de defenderse, monseñor Colindres y Raúl Mijango (y mañana posiblemente este su servidor) son exhibidos con acusaciones grotescas y falsas. Según los testigos, estos dos señores, que nunca han sido acusados en ninguna corte, metieron 3 mil celulares a los penales; dieron a los pandilleros una arma nueva por dos inservibles; organizaron orgías sexuales en los penales, y otras cosas absurdas.

Y la acusación más burda de todas contra los mediadores: haber negociado un acuerdo con las pandillas para hacerle al FMLN ganar las elecciones presidenciales del 2014. La verdad es que los mediadores no tuvimos acceso a los cabecillas presos desde el día que Ricardo Perdomo asumió el ministerio de Seguridad y comenzó a desmontar, junto a Luis Martínez, la tregua. El acuerdo electoral con las pandillas para la primera ronda presidencial 2014 lo negoció el FMLN, con participación directa de Benito Lara, luego de sacar del camino a los mediadores que nunca se hubieran prestado a esta maniobra partidaria. Todo esto, usted debería investigar, pero sin recurrir a novelas de testigos criteriados.

Espero que tome acción, señor fiscal, por el bien de la justicia.

Saludos,
e2b99-firma-paolo 

(Mas!/El Diario de Hoy) 

 

Columna Transversal: Pactos con el diablo o renovación

Muchos piensan que a ARENA le hace daño que haya debate interno y que este se exprese públicamente. Todo lo contrario: Hace falta más debate. Y hace falta que sea más público y transparente - pero sobre todo que sea más sustancioso, más político.

El hecho que Neto Muyshondt y Norman Quijano critican abiertamente al presidente del partido, Jorge Velado no tiene nada de mal. El hecho que uno de los tradicionales donantes de ARENA le haya declarado la guerra abierta a Jorge Velado, sin que el partido le haga caso, me parece una maravilla. La manera como los diputados nuevos bloquearon el intento de alistar los votos de ARENA para reelegir al fiscal saliente Luis Martínez; el hecho que Johnny Wright crítico ante los micrófonos de la Asamblea (y no en reunión interna a puerta cerrada) la manera poco transparente cómo su partido había llegado a un acuerdo con el FMLN sobre el nuevo fiscal general Douglas Meléndez; el debate que esto provocó entre los diputados; las diferencias entre los miembros areneros de la Junta Directiva sobre el seguro privado de la Asamblea; la propuesta de Juan Valiente de reducir la Junta Directiva de la Asamblea y la oposición dentro de la fracción a esta iniciativa… todo esto son muestras de apertura y amplitud de ARENA. Por tanto son síntomas de fuerza, no de debilidad.

La crítica que yo haría a los participantes de todos estos debates internos no es que lleven a conocimiento público las diferencias, sino que no las profundizan con más claridad. Quisiera ver claramente definidas las posiciones políticas e ideológicas que defienden los que quieren desbancar a Jorge Velado. Quisiera que la crítica permanente que le hace Norman Quijano y Neto Muyshondt vaya acompañada con posiciones claras sobre el proceso de renovación y apertura que facilitó Velado en su partido.  

Quisiera que los renovadores del partido que apoyan a Jorge Velado obliguen a don Tomás Regalado a que deje de esconderse en el anonimato y que argumente en público porque está en campaña para sustituir al actual presidente del COENA. Desde afuera de ARENA y su contorno se percibe que se avecina un enfrentamiento entre los conservadores y los liberales; entre los que quieren mantener vivo el carácter mercantilista de ARENA y quienes quieren avanzar en la renovación para erradicarlo de una vez por todas. Pero esta disputa, hasta ahora, queda en lo oscuro, sin que nadie tome posiciones claras. Se habla de cargos, pero no de ideas.

ARENA tiene dos opciones de cómo lidiar con sus diferencias: evadirlas, siempre buscando arreglos, pero no sobre la base de definiciones políticas, sino de repartición de cuotas; o llevar las diferencias a definiciones y hacerlas públicas.

Creo que urge que opten por la definición. ARENA, para tener éxito electoral en el 2018/19, tiene que mostrar que en su seno hay pluralidad, tolerancia y libertad de debate. Pero esta amplitud no puede significar que sigan coexistiendo tendencias no compatibles. Con la necesaria renovación democrática y liberal de ARENA no son compatibles las viejas mañas de sectores económicos que quieren favorecer sus negocios mediante el partido y el gobierno. Con la apertura a la sociedad civil y el libre debate interno no es compatible que haya poderes fácticos que piensan que con unas llamadas telefónicas pueden desbancar a presidentes del partido o poner candidatos. Si estos sectores, ante el avance de la democratización en el partido, inician una lucha por el control para detener este proceso y preservar sus privilegios, el partido debe aceptar el reto, derrotarlos - y mostrar al público que la vieja ARENA dominada por estos sectores económicos ya no existe.

La alternativa sería evadir el conflicto hacer pactos con el diablo – siempre y a nombre de la unidad. Lo que pasa es que esto no es alternativa, pensando en la nueva relación que necesita establecer el partido con la sociedad civil para poder construir una nueva mayoría y cambiar el rumbo del país en los años 2018/19.


(El Diario de Hoy)

Carta a la ministra de Salud: Erradiquemos las 7 pestes

Estimada doctora Violeta Menjívar:

Tenemos años de pelear con el Dengue. Como nunca logramos vencer al causante de la epidemia, terminamos aprendiendo a vivir con la enfermedad. Nos cayeron las 4 cepas del Dengue. Las aguantamos. Luego el Chikingunya, igual lo aguantamos. Ni modo.

Y ahora nos cayó el Zika. Todas estas pestes tienen un solo culpable: el maldito sancudo llamado Aedes Aegypti. Por esto las llamo las plagas de Egipcio, que eran 10; ya tenemos 6, pero así como vamos, nos van a caer rápido las otras 4…

Y al Zika no nos podremos enfrentar a la guanaca: sobreviviéndolo, aprendiendo a vivir con el desastre, porque tiene esta horrible complicación: A infectarse una mujer embarazada, su bebé puede nacer con una malformación genética llamada microcefalia, que causa que el cráneo y por tanto el cerebro del recién nacido no se desarrollan normal. El Zika ya causó miles de casos de microcefalia en América Latina. Con esta peste no se puede convivir…

Hay que erradicar al maldito sancudo Aedes Aegypti. Y en esto, doctora, ustedes están fallando. Las fumigaciones con insecticida, aunque fueran sistemáticas y permanentes (lo que lamentablemente no son, y por esto se ha propagado tan rápido el Zika), podrían servir para reducir los sancudos, si el gobierno se pone las pilas – pero nunca los erradicaremos de esta manera.

Los británicos ofrecen un método nuevo, que sí es para erradicar: Están criando sancudos genéticamente alterados, y cuando sueltan millones de estos, toda esta raza de sancudos deja de reproducirse – y desaparece.

Dicen los ingleses que El Salvador, por su tamaño y su característica geográfica, sería un territorio genial para comprobar, en la práctica, la eficiencia de este método innovador. Estoy seguro que los ingleses nos ofrecerían un precio muy cómodo…

Porque realizar este experimento en El Salvador les serviría a ellos como el ensayo necesario, en un territorio manejable, para luego poder vender esta tecnología a países grandes como Brasil, México, Colombia… Igual serviría al ministerio de Salud, porque entonces ustedes podrían mostrar algo más útil que este ridículo llamado a las mujeres de no embarazarse. Y obviamente servirá a la población salvadoreña, porque se erradicaría el causante de todas estas malditas pestes: las 4 cepas de Dengue, el Chikingunya y el Zika.

¿Por qué no se hace? ¿Por qué usted no agarra el teléfono y habla a Inglaterra, o por lo menos a la embajada británica en San Salvador, que ofreció sus buenos oficios para negociar un acuerdo con la empresa que está ansiosa a hacer el ensayo en El Salvador? Me imagino que tienen miedo a lo nuevo, y que la palabra ‘transgénica’ les suena políticamente incorrecta… Piensan en Monsanto y sus granos transgénicos. Pero en este caso, el daño que haría la tecnología genética sería solamente a los malditos sancudos, no a los humanos. Estoy seguro que una fumigación permanente con insecticidas, como sería necesaria para combatir las pestes, sí tiene efectos secundarios que pueden afectar la salud nuestra.

Y en serio, doctora; No puede ser política del Estado decirle a las mujeres que dejen de embarazarse.

Vaya, doctora, aquí le mando el teléfono en la ciudad de Abingdon en Inglaterra, cerca de Oxford: +44 1235 832393. La compañía se llama Oxitec y la información la encuentra en www.oxitec.com.

En caso que no hable inglés, doctora, estoy seguro que tienen ejecutivos que hablan español, porque como le dije: están muy interesados en el mercado latinoamericano que es escenario de esta nueva epidemia llamada Zika.

Saludos, Paolo Luers


(Mas!/El Diario de Hoy)


Carta a Francisco Flores: Hang in there! ¡No te rindas! ¡Hacele huevo!

Estimado Paco:
Espero que te recuperés, y plenamente. Te lo deseo, de toda corazón, por el bien tuyo y de tu familia, obviamente, pero también por el bien del país, de la justicia. La gente quiere (y merece) justicia. Y el caso tuyo es emblemático: la primera vez que un expresidente enfrenta la justicia. Casi automáticamente, tu caso se ha convertido en el gran test del sistema: ¿Habrá justicia o habrá impunidad? Y yo agrego otra disyuntiva, que ya también mucha gente siente: ¿Habrá justicia o habrá venganza?

Los que están detrás del juicio paralelo – juicio político y mediático – contra vos, Mauricio Funes y Cia., han tratado, con demasiado éxito, meternos en la cabeza que la única manera de hacer juicio en el caso Flores-Taiwán es tu condena. Pero ya muchos se dieron cuenta que esto no es cierto: Con razón a ‘Su Majestad la Justicia’ siempre la retratan con una venda sobre los ojos; ella es ciega políticamente, y ante ella todos somos iguales. O es así, o no es justicia.


A vos te tienen que vencer en juicio o sobreseerte. Ambos desenlaces son válidos, son justicia. Hay que aplicar justicia a los culpables, pero también a los inocentes. Y el que no ha sido vencido en juicio es inocente. Punto.

En el caso tuyo, luego de todas las campañas políticas y mediáticas de Mauricio Funes, Luis Martínez, Walter Araujo, y muchos (no todos) del FMLN, la justicia nos debe la prueba que está funcionando; que aquí no hay impunidad para los culpables ni venganza  para los inocentes.

Por esto, estimado Paco, no sólo te deseo a vos como persona que logrés salir bien de esta prueba, también lo deseo al país, para que puedas tener el juicio justo que merecés luego de la precondena y, hay que decirlo, el silencio de los cobardes y oportunistas.

Estás en coma, y por suerte no tenés que darte cuenta de la miseria humana que se manifiesta en sectores del país que confunden justicia con venganza. Deseo a tu esposa, tus hijos y a todos tus familiares y amigos que tengan la estoicidad que se necesita para aguantar esto.

Si este derrame cerebral te termina quitando la capacidad de enfrentar tu juicio, quedarías condenado en la opinión pública. Solo un juicio justo y transparente, ante los ojos de toda la sociedad, puede quitarte el estigma que ya lograron pegarte en el juicio mediático. O confirmarlo.

Yo no sé si al fin sos culpable de los delitos que te acusan o no. Hasta ahora no me han convencido las pruebas. En otras publicaciones he dicho que no tengo dudas de tus pecados contra la ética política, por esto ahora tenemos una Ley de Partidos que afortunadamente regula el financiamiento de campañas electorales. Pero por nada me han convencido que te has enriquecido de fondos públicos.
Repito: Deseo que te recuperés plenamente.

Saludos,
e2b99-firma-paolo
(Mas! / El Diario de Hoy)